La originalidad y la profundidad de las fichas de productos son esenciales y forman una parte indispensable de cualquier e-commerce.

Es bastante normal que los usuarios, al navegar, accedan directamente a los productos y se lleven una primera impresión de nuestra web, que determinará en la mayoría de los casos si terminarán o no por comprar en ella. Por lo tanto, es un aspecto que incide directamente sobre la conversión de nuestro e-commerce. Cualquier mínimo error y la dejadez a la hora de tratar las fichas, harán imposible la tarea de atraer nuevos clientes. En Amarillo Limón contamos con profesionales que conocen todos los elementos indispensables de una buena ficha de producto, independientemente del sector y área que queramos integrar. Ya sean productos de decoración, electrónica o mobiliario…Presta atención a los siguientes consejos.

A continuación, os contaremos cual es el ciclo de vida del producto dentro de una web, desde que lo creamos o importamos por primera vez hasta que se excluye de ésta, además de aportar algunos consejos y situaciones típicas que se suelen dar en cada una de estas fases.

Fase de integración de producto

1) FASE DE INTEGRACIÓN DEL PRODUCTO EN PRESTASHOP

Cada CMS es distinto, por lo que vamos a centrarnos en PrestaShop a la hora de crear, importar o integrar productos. Además de contaros lo que se debe hacer, queremos dejar bastante claro qué acciones no son nada recomendables cuando damos vida a los productos en nuestra tienda. Algunas de estas son:

  • Crear o importar productos sin incluir características o sin imágenes.
  • Copiar las características de otras páginas web
  • Importar archivos con productos con exactamente las mismas características que van a tener otras tiendas. Este es el caso de trabajar con proveedores o dropshipping, al proporcionarnos un catálogo fácil de importar del que dispondrán montones de web.
  • Hacer copias idénticas o duplicar productos

En resumen, si hacemos justo lo contrario de lo que dicen los puntos anteriores, estaremos creando fichas productos realmente informativas, útiles, originales y muy completas. Debemos añadir también imágenes de buena calidad donde observar las distintas características y funcionalidades del producto. Otra opción muy positiva es realizar vídeos de YouTube con contenido complementario como reseñas, puestas en marcha o comparativas, que podremos enlazar en las redes sociales. Esto no sólo ayudará al posicionamiento sino que también aportará un valor añadido único.

¿Cómo mejorar el valor añadido de un producto que se vende online? La información que proporcionas al cliente es fundamental, pero también es esencial disponer de otros beneficios como el envío 24 horas, permitir portes y devoluciones gratuitas, añadir opiniones y reseñas de los productos hechas por otros clientes y mucho más…

CONSEJO: “Inserta enlaces de categorías o marcas en la ficha de producto para evitar que otros copien directamente tu contenido. En caso de hacerlo, se llevarán consigo el enlace y obtendrás enlaces externos gratis. Por ejemplo, echa un vistazo a las fichas de las lavadoras donde tratamos de seguir esta estrategia”.

2) GESTIONAR Y MANTENER FICHAS DE PRODUCTO

Cuando hayamos incluido toda la información posible dentro de la ficha de producto, lo hayamos indexado en Google y haya conseguido posicionarse en el buscador, toca analizar los resultados y ver cómo podemos mejorar. Para eso, debemos preguntarnos si el producto está recibiendo visitas y si produce ventas. Dependiendo de si se encuentra en stock o no, podemos encontrar casos diferentes.

Productos con stock

PRODUCTOS CON STOCK

Productos en stock que venden con frecuencia

Este es el ejemplo de producto estrella, que muchos de nuestros clientes buscan y compran de forma continua. En este caso, debemos hacer pequeñas mejoras que diferencien la ficha de la competencia, así como vigilar que las ventas no dejan de producirse. Sin embargo, ojalá esta fuese la situación de la mayoría de los productos, ya que se trataría de un comienzo estupendo para nuestro e-commerce.

Productos que tienen stock pero se venden por épocas o con menos asiduidad

Este es el clásico ejemplo de los productos de temporada como el aire acondicionado, el cual se vende especialmente en verano. También sería el caso de productos que varían con mucha facilidad su precio y cantidad de stock. Aunque esté posicionado en Google lo más seguro es que el número de visitantes y compradores sea prácticamente inexistente.

Productos con stock que no venden nunca

En este caso, debemos revisar todo a conciencia. Comenzar analizando si el producto está indexado y posicionado en el buscador Google. ¿Recibe visitas? Si es así, tendremos que tratar de promocionarlo o arreglar los posibles fallos que tiene la ficha y desalientan a posibles compradores. Utiliza los descuentos y promociones para tratar de atraer compradores. Analiza todos los factores ya que la clave puede estar en la poca competitividad del precio o errores puntuales que impiden la llegada de visitantes. Si todo está correcto, podríamos estar ante un producto de baja rotación de existencias, cuyo flujo es largo y difícilmente reporta ingresos.

Productos sin stock

PRODUCTOS SIN STOCK

Si el producto no dispone de stock y es altamente demando, estamos ante un problema serio, ya que estamos dejando escapar ventas durante todo el periodo de tiempo que no podamos traer existencias.

Productos que estarán disponibles de nuevo

Si sabemos que el producto va a volver a estar disponible pronto, permite a los usuarios reservarlo o, al menos, recibir una notificación para que sepan con certeza cuándo puede comprar el producto.

Productos que no van a estar disponibles

Este caso es más conflictivo de lo que parece. Para afrontarlo, ofrecemos dos posibilidades distintas.

  • Productos que no tienen visitas: Si el producto no tiene visitas, podemos descatalogarlo y eliminarlo sin problema alguno, ya que no va a afectar al tráfico que recibe la web.
  • Productos con visitas: Si hay tráfico de visitantes que buscan este producto y siguen entrando a la web, debemos tratar de reconducir a los clientes hacia productos que están disponibles y pueden comprar. De esta forma, podemos usar banners que avisen al cliente de que hay productos similares que pueden comprar. Finalmente utilizaremos la redirección 301 para reconducir al usuario hacia otro producto o bien, hacia la categoría general. El significado de la redirección 301 no es otro que el de conducir al visitante de forma permanente hacia otra página.

3) ELIMINACIÓN

Si finalmente nos decidimos por eliminar los productos, debemos hacerlo de forma correcta si no queremos producir los famosos errores 404 que tanto abundan entre las páginas que desaparecen. Es decir, más que eliminar, lo que buscamos es desactivar el producto y reconducir a aquellos que tratan de acceder al mismo, llevándolos a una página activa.

¿En qué casos utilizamos la opción de eliminar o desactivar productos?

Si no vamos a tener más stock de producto y los usuarios no lo requieren, es decir, no hay gran afluencia de visitantes hacia el mismo, pasaremos al paso más drástico dentro de la web. La eliminación o desactivación de productos producirá que la antigua url siga un tiempo indexada en Google, por lo que todo aquel que acceda a ella, encontrará un error 404 y no podrá entrar. Para evitar este problema, tenemos 2 opciones:

Eliminación de los productos

Desactivar y hacer redirección 301

Redirigir el enlace original de producto hacia otra referencia con stock y con características similares. De esta forma, permitiremos que los compradores potenciales encuentren valor en ser redirigidos a otra página.

Desactivar y permitir el Error 410

El error 410 nos indica que el producto está descatalogado y no va a volver a la web nunca más. En este caso Google, lo eliminará antes que una página de error 404.

A pesar de que ambas opciones son válidas, nosotros nos decantamos por la primera para tratar de aprovechar al máximo la fuerza que otorga el enlace a nuestra web.