El comercio electrónico se ha convertido en una de las posibilidades de negocio con mayor rentabilidad que existen. Existe la concepción de que en internet se puede vender cualquier cosa y podrás encontrar miles de páginas hablando de cómo hacer magia gracias al Marketing Digital.

Sin embargo, en Amarillo Limón sabemos muy bien que no todo es oro en este sector por lo que crear un negocio online y que tenga éxito es un proceso laborioso en el que hay que tener muchos factores en cuenta antes de llevar a cabo cualquier inversión.

¿Qué quieres vender exactamente?

¿Qué quieres vender exactamente?

Tal vez te sorprenda esta pregunta, pero uno de los grandes problemas que encontramos en los nuevos emprendedores del mundo ecommerce es la falta de un análisis de mercado adaptado al mundo online además de las falsas esperanzas o concepciones erróneas.

El objetivo debe ser siempre hacer rentable el negocio para que este pueda crecer en tamaño y ventas. ¿Cuál es el primer paso para conseguir rentabilidad? Conseguir una gran amplitud de catálogo y un buen stock que lo respalde. Es decir, si estás pensando salir al mercado con una web de sólo 10 productos, ya podemos adelantar que esto jamás será rentable.

Lo ideal es contar con cuantas más referencias, mejor. Suelen preguntarnos mucho cuál es el número “recomendable”. Esto depende del tipo de producto y los márgenes que maneje, pero tenemos la experiencia de que todo resulta mucho más sencillo si se cuentan con más de 1000 referencias para empezar y se van añadiendo más posteriormente.

Naming, dominio y servidor

El “naming” es el proceso por el cual se da nombre a la empresa. En el mundo digital, el nombre está estrechamente ligado con las posibilidades de éxito. Esto se debe al posicionamiento orgánico derivado de una buena elección de dominio, es decir, el nombre con el que dotas a la web y que debes contratar junto al servidor o alojamiento.

Empecemos por el principio. Google va a “premiar” que usemos un nombre directamente relacionado con lo que vas a vender. Esto se debe a que si quieres comprar unas zapatillas deportivas, buscarás “zapatillas deportivas” o “zapatillas deportivas baratas”, no “Reebok”…a no ser que busques exactamente esa marca. En tu caso, al haber creado tu negocio de cero nadie va a conocer tu marca por lo que es imposible que lleguen a tu web buscando “Zipizape Group”. Por lo tanto, en el caso de una nueva marca de zapatos sería recomendable que utilizases aquellos dominios libres que tengan alguna relación con el producto. Ej. “zapatillasdeportivas.com” o “zapatillasdecolores.es”

Por último, contrata un servidor o alojamiento lo suficientemente potente como para albergar una tienda online. Compara, déjate asesorar y elige el que más te convenga.

¿Qué plataforma elegir para tu web?

¿Qué plataforma elegir para tu web?

PrestaShop es un CMS especializado en venta online que cuenta con múltiples plantillas gratuitas o por un coste pequeño y su código es libre por lo que cualquiera con conocimientos puede editarlo. Por ello, encontrarás multitud de módulos y extensiones en internet, así como consejos de expertos de todas las partes del mundo. Además, cuenta con una gran comunidad en español que te resolverá la mayor parte de tus preguntas.

Por último y no por ello lo menos importante, la versión base cuenta con TODAS las prestaciones que necesitas para trabajar en tu página de forma cómoda y vender.

Logística, gestión y envío

Detrás de una gran web, hay un gran equipo de personas exclusivamente dedicadas a la gestión del stock de productos; desde la recepción hasta el envío. Necesitarás tener claro cómo vas a manejar tu inventario y, a ser posible, ayudarte de un programa de gestión o ERP que enlace con la página web y actualice de forma automática conforme se produzcan ventas. De esta forma, podrás olvidarte de actualizar manualmente, algo que agradecerás cuando en lugar de 2, tengas 200 pedidos diarios.

Por último, asegúrate de contratar un servicio de transporte adecuado y negociar unos portes que te permitan mantener un margen adecuado sobre el producto. El gasto de envío es uno de los apartados que el cliente más desea saber antes de comprar online y puede ser realmente decisivo. Imagina que dispones de un producto 10 euros más barato que tu competencia y el transporte es de 10€/pedido y 72 horas estimadas. Es probable que cualquier usuario se vaya a la competencia aun cuando tu precio es mejor, con tal de ahorrarse un dinero en gasto de envío y tener el producto en su casa en 24h.

Contrata un equipo de EXPERTOS

La gestión de un e-commerce es un tema serio. Por supuesto, todo se puede aprender con ganas, motivación e interés. Sin embargo, es imposible que una misma persona sea experta en programación, SEO, SEM, diseño o comunicación. Rodéate de personas que sean expertas en su campo y dedícate a aquello en lo que más puedas ser útil.